Carmen Aparicio

Conocí a Gorka casi por casualidad. Realmente muchas de las cosas buenas de esta vida suelenocurrir así. Sin buscarlas.
Recuerdo que en aquella época no pasaba por mi mejor momento. Acababa de mudarme a un sitio donde no conocía a nadie, había pasado a engrosar las listas del paro por lo que me planteaba realizar un proceso de reciclaje profesional y además en lo personal mi vida era un desastre. Necesitaba una vía de escape. Me inscribo en un curso de formación y es aquí donde aparece Gorka. Él va a ser mi profesor.
Lo que empezó como una vía de escape acaba enganchándome y será un momento que marque un antes y un después, tanto en lo académico como en lo personal, ya que gracias a sus dinámicas de grupo logra que 15 personas totalmente distintas participen, estén motivadas y cohesionadas como grupo. De hecho, esa buena conexión ha perdurado a través de los años.
Su forma de hacernos pensar y no dar nada por sentado y cuestionarlo todo fomenta nuestra curiosidad sobre los temas que vamos tratando. Gorka es una persona que escucha más que habla pero cuando habla hay que escucharle. Sabe transmitir mensajes directos y sencillos que calan en su audiencia y la hacen reflexionar.
Siempre lo recordaré como un gran profesional ávido de nuevos conocimientos, trabajador incansable e innovador en el campo de la educación.

Recopilamos y procesamos sus datos de acuerdo con la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) y nuestras Políticas para proporcionar nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Sus datos e informaciones sobre el uso de nuestro sitio se recopilan a través de cookies y/u otras herramientas, y pueden compartirse con terceros. ACEPTAR
Aviso de cookies