Mi patria es la infancia

Da la sensación de que todos los periodos evolutivos sean importantes, siempre hemos sabido que los dos primeros años de nuestras vidas son determinantes, por ejemplo, para el lenguaje. El tiempo que nuestros menores pasan en la etapa de primaria desde los 6 a los 12 años también es fundamental, sobre todo en el plano social pero también a nivel de desarrollo corporal, afectivo e intelectual. Debemos generar un clima que armonice estos desarrollos. Debemos estar al tanto de las necesidades que generan. 

La Educación como hecho en sí, como instrumento, se convierte en mediadora entre alumnado y socialización en esa cultura. 

Cuestiones críticas y fundamentales para la vida de una persona son la adquisición de autonomía, el movimiento y el lenguaje, estas capacidades en conexión con las nuevas que se van generando, como por ejemplo la capacidad de abstracción le permite apreciar y disociar diferentes cualidades de los objetos y de los fenómenos. Lo que desemboca en la representación de la realidad, construcción social y relación entre iguales.

Según Jesús Palacios los procesos psicológicos son posibilitados por los genes, en base a un calendario madurativo que activa las adquisiciones. Teniendo en cuenta las intervenciones de la persona en el entorno. En la misma línea Mesonero plantea que para que se dé un buen desarrollo es necesario que sean satisfechas dos tipos de necesidades: biológicas y psicológicas, por lo que cabe destacar el papel fundamental en el desarrollo de las capacidades cognitivas.

El conocimiento social influirá en el resto de los ámbitos.

Como comenté en el anterior artículo, nos movemos bajo la influencia de la herencia y el ambiente. En este último aspecto el desarrollo social es fundamental, la escuela se convierte en un microcosmos de la sociedad, un banco de pruebas. El conocimiento de los demás surge de la interpretación con otros. Ese contacto con los demás coincide con la capacidad de diferenciar los diversos puntos de vista de varias personas que aportan múltiples perspectivas. El desarrollo social es vertiginoso pasarán de tomar en consideración el estado de personas concretas a ponerse en el lugar de grupos amplios, llegando a entender que las relaciones humanas se basan en el consenso mutuo. A pesar de este desarrollo, continúan teniendo una visión estática del mundo social.

Ahora aquí vendría una parrafada sobre estilos educativos de la familia. Este aspecto es muy importante, tanto, que es mejor que investigues por tu cuenta. La crianza tiene cuatro estilos: indiferente, sobreprotector, autoritario y democrático. Variará el desarrollo del niño en función del estilo educativo que se ejerza en la familia. Busca e investiga las diversas consecuencias de un estilo u otro. En este buen vídeo clasifica los estilos en:

 

 

Deberíamos tener claro que si generamos ambientes con normas claras y consistentes, además de comunicación y cariño, generaremos en nuestos niños unas mejores habilidades sociales en el grupo de iguales.

Este domingo próximo domingo, feliz día de Andalucía. Decía Blas Infante: “Yo tengo clavada en la conciencia desde mi infancia, la visión sombría del jornalero. Yo he visto pasear su hambre por las calles del pueblo, confundiendo su agonía con la agonía triste de las tardes invernales“. Lo que sentimos en la infancia nos acompaña toda la vida. Tú adulto que lees esto, sé consciente que tanto su patria, la tuya, la mía, como la de Rilke es nuestra infancia.

Recopilamos y procesamos sus datos de acuerdo con la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) y nuestras Políticas para proporcionar nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Sus datos e informaciones sobre el uso de nuestro sitio se recopilan a través de cookies y/u otras herramientas, y pueden compartirse con terceros. ACEPTAR
Aviso de cookies