Cómo poner nombre a un centro educativo

portada-33-twitter-y-blog
Imagina que tu instituto se acaba de abrir y formas parte de la primera promoción, cursas primero de ESO, para poder salvar la indefinición se le asigna al centro un número que empieza por 41, el que corresponde a su provincia, de repente tus profes te plantean que van a abrir un proceso democrático para la elección de nombre para el IES, se proponen diversas opciones y cada grupo defiende su propuesta, explicando quién fue esa persona que merece llevar el nombre del centro.
Ir a descargar
Esto sucedió en Sevilla en el IES Chaves Nogales. Recupero en el podcast de esta semana la entrevista que realicé al Antonio Fernández Vidal de Torres sobre ese proceso en el que toda una comunidad educativa eligió un nombre para su instituto. Aprovechamos para acercarnos a la figura del periodista precursor del reportaje, Manuel Chaves Nogales, fundamental para entender cómo era la sociedad de principios de siglo XX con libros como “La vuelta a Europa en avión. Un pequeño burgués en la Rusia roja”, la guerra civil española con los imprescindibles “A sangre y fuego” y “La defensa de Madrid” o sobre la segunda guerra mundial “La agonía de Francia”.   
Como cada quince días tenemos la sección “El Patio de la Cultura Libre” con Pedro Jiménez que nos trae una campaña crowdfunding para la tercera edición de una serie de cuentos muy especiales: “Un cuento propio 3”.
Si te gusta o evoca cualquier tipo de comentario sabes que tanto aquí como en Twitter o Facebook puedes hacérmelo llegar. También puedes seguir el podcast en iVoox o iTunes y encontrarlo en el directorio PodKas.
Resuenan en este humilde podcaster que cada semana aterriza en tu reproductor las palabras de Manuel Chaves Nogales en el prólogo de “A sangre y fuego”: mi única y humilde verdad, la cosa mínima que yo pretendía sacar adelante, merced a mi artesanía y a través de mis relatos vividos o imaginados, mi única y humilde verdad era el odio insuperable a la estupidez y a la crueldad; es decir, una aversión natural al único pecado que para mí existe, el pecado contra la inteligencia.

Recopilamos y procesamos sus datos de acuerdo con la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) y nuestras Políticas para proporcionar nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Sus datos e informaciones sobre el uso de nuestro sitio se recopilan a través de cookies y/u otras herramientas, y pueden compartirse con terceros. ACEPTAR
Aviso de cookies