Los saharauis y “El molino de Uld Rabú”

http://www.ivoox.com/molino-uld-rabu_md_1245454_1.mp3″ Ir a descargar

Al pueblo saharaui me une una larga amistad que se remonta al verano 1996, cuando mis padres acogieron a un niño saharaui (Brahim) en casa. Fue una experiencia inolvidable. Después llegó mi etapa de militancia y durante dos o tres años tuve mi primer programa de radio en este caso sobre el Sáhara occidental, de aquella época este cuento que acabas de escuchar. Con el tiempo todo se asienta y poco a poco fui dejando de gritar por ese pueblo olvidado, empecé a hablar, a dialogar siempre que podía sobre su situación, sobre su realidad. Hace dos años tuve el placer de cerrar el curso de Tres Tizas y aproveché para dedicarles el último post.

Ahí lo tienes:

Eneko espera a Bachir para que acompañe los acordes aprendidos este curso de guitarra, con la palangana del aitite*. Carmela sabe que en breve será otra vez peluquera en el desierto, recogerá los lacios pelos de Laila los sumergerá en abundante agua y finamente desenredará nudos que empezaron a gestarse cuando emprendió viaje a España. Manolín lustra la bicicleta que se le quedó pequeña y que sufrirá el ímpetu de Barikaala. Esa bicicleta espera todo el año la llegada de este saharaui de Dajla. Almudena va a la piscina, en la mochila sus últimos bocadillos de chorizo; la próxima semana  jugará con una niña de su edad con raro nombre, Wishmula, y su merienda, sobre la fina hierba de la piscina municipal, será de pavo, queso con membrillo… de todo, menos de jeluf*.

Bachir intenta recordar como era Eneko mientras sube al avión, da igual, es su mejor amigo en el “baisvásco“. Laila abraza a su madre  fuertemente, sabe que así la dureza de la Hammada, no castigará tanto este año. También piensa en Carmela que, en breve, le enseñará todos sus nuevos juguetes. No le importa. Sabe que la calle es para ellas su mejor juguete. Barikaala siente la velocidad de la “ishicleta” a una rueda de distancia de Manolín y se despide de sus hermanas y hermanos hasta septiembre, cuando pesará cinco kilos más y traerá gafas nuevas (si no se rompen antes por la bicicleta). Wishmula sabe que va a casa de Almudena y tiembla sólo con oír ”avión“, sus hermanas le han contado que aquello es maravilloso, pero a ella le gusta su Jaima y su querida Deíde*.

*Aitite: Abuelo           *Jeluf: Cerdo        * Deíde: Mamá

Si tienes opción y puedes, acoge a un niño o una niña saharaui en tu casa durante este verano.

No te arrepentirás.

Anuncios

2 Comments

  1. Conozco a quienes sí se arrepintieron de haber acogido a un niño saharaui por el carácter despótico del mismo, y el desprecio que mostraba hacia una niña menor que él y que era la hija de la familia que lo acogió. Mostraba sumo interés en tener móvil, nintendo y demás artilugios tecnológicos pagados por la familia de adopción. Sé que no todos los casos son iguales y que esto simplemente fue mala suerte. Mis amigos al cabo de un mes de que el niño saharaui de once años se escapara continuamente, decidieron devolverlo a la organización.

    Me alegra la solidaridad con el Sahara, con el pueblo saharaui, pero me preguntó si en 1975 cuando la Marcha Verde marroquí tras la cual fue abandonado el Sahara en manos de Marruecos, yo que era un joven en edad militar, hubiera aceptado ir a combatir por la libertad de decidir de los saharauis… Buena pregunta, Gorka. Una pregunta incómoda y fácil de responder.

    Lo que ha pasado con el Sahara es ominoso. No hay nadie que lo discuta. En cambio, mis alumnos marroquíes lo tienen clarísimo. El Sahara es marroquí y el Polisario son terroristas.

    Marruecos nunca abandonará el Sahara por las buenas. Nunca. Y eso lo sabemos. ¿Qué estamos dispuestos a hacer más allá de acoger a niños saharauis y mostrarles nuestra falsa solidaridad que sí es activa en lo personal, pero absolutamente falsa en lo político y militar. No estamos dispuestos a nada por defender el derecho a la autodeterminación del Sahara si es que esto significara algo. Están solos y nosotros no estamos dispuestos a hacer nada que no sea retórico ni de pura beneficencia.

    Sí que hay muchos nacionalistas catalanes y vascos que son enormemente solidarios con el pueblo saharaui. No se juegan nada y sirve para atacar al Estado. Otra cosa es que ellos, asumieran responsabilidades, y decidieran ir a defender con su vida su libertad, o cuestionar sus relaciones con Marruecos al que no conviene enfadar pues puede organizar otra marcha verde contra Ceuta y Melilla o enviarnos centenares de miles de inmigrantes.

    Veo mucha doblez en el tema del pueblo saharaui. Simplemente han estado en el peor lugar en el peor momento posible. Pero nadie hubiera hecho nada real por ayudarles. Todo es retórica.

    No lo digo por ti, Gorka.

    Un abrazo.

    1. Quizás el movimiento pro saharaui esté limpiando la conciencia de las políticas que desde el 75 España viene haciendo. La hipocresía en este tema ha sido rastrera, recuerdo a Felipe González prometiendo estar a su lado en 1976 y en 1982 lo primero que hizo fue cerrar la delegación del Polisario. A nivel internacional es peor aún, al igual que con Palestina innumerables resoluciones que apoyaban un referéndum de autodeterminación han sido tumbadas por el derecho a veto, en este caso de Francia.
      Es hipócrita que Timor Oriental con el mismo proceso de descolonización consiguiese su independencia, hay Portugal se comportó como una auténtica potencia administradora. Quizás el hecho de estar a 6.000 km de las fronteras europeas y que las relaciones con Indonesia no eran privilegiadas auparon el proceso, lamentable fue los asesinatos de los indonesios sobre la población timorense.
      Por su puesto que hay gente que soporta ciertas actitudes de los niños saharauis, nosotros con el primero lo pasamos mal en numerosas ocasiones, también fue varón. Ese choque hace que la familia acogedora module esas actitudes, ten en cuenta que la autoridad paterna la tienen muy interiorizada. Hay muchos oscuros en las acogidas de saharauis, pero muchos más claros.
      Respecto a los nacionalistas yo he visto como muchos me reprochaban que estuviese peleando por una autodeterminación saharaui con más intensidad que la vasca. En fin, en la mente oportunista de algunos nacionalistas no se puede entrar, saldríamos hechos unos zorros.
      Recuerdo que una vez tuve que dar una charla en el centro sobre el Sáhara, en la que había tres marroquís, lo primero que hice fue decir que yo no era saharaui y que lo que iba a contar era desde mi posición de persona que simpatiza con la idea prosaharaui. Les pregunté que opinaba, uno de ellos me dijo que su tío había muerte en la guerra contra el Sáhara. Entonces me di cuenta de que nuestros somos necesarios para que la opinión pública, los gobiernos y diploáticos europeos se den cuenta de que deberán pensarse sus iniciativas antes de ejecutarlas. Nosotros es difícil que podamos indicio en su conflicto.
      De todas formas me gusta que hayas incorporado la dificultad que conlleva una acogida, me había salido una entrada demasiado condescendiente. He de decir que esas dificultades esos contrastes con personitas de otra cultura también educan a las familias de acogida.
      Un abrazo y viva el Polisario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s