Gereño enseñará euskera a San Mamés


Acabo de conocer la noticia de la muerte de Xabier Gereño. Como casi todos los estudiantes de mi época conocí a esta infatigable persona cuando compré mi primer diccionario de Euskera-Castellano, era una edición sencilla, manejable a la que presidía una ikurriña. La editorial era propia. Aún tengo por ahí ese libro que ponía en común el idioma vasco y español, algo aprarentemente irreconciliable. Después pude leer su “12 nobela labur” y su propuesta de gramática del euskera.
Pero un día lo puede conocer personalmente, fue en la residencia Reina de la Paz (barrio San Ignacio en Bilbao) donde residió hasta que la BBK, propietaria de la misma, decidió demolerla para volver a construirla.
Desconoco donde habrá pasado estos últimos años.
Allí, en la residencia, era un hombre muy activo había participado en la organización de la prensa diaria en la biblioteca; era miembro de la Junta de Mayores, organo de representación de los residentes y organizaba todo los viernes por la tarde un videoforum, tenía un armario en el que guardaba películas de vídeo que anteriormente había grabado expresamente para esa actividad.
Se mantenía activo: seguía las publicaciones de su editorial; escribía obras teatrales; se había empezado a interesar por la política; participaba en las reuniones de Euskaltzaindia (Academia de la Lengua Vasca) donde era visto como un bicho raro por sus continuas divergencias en la forma de entender ciertos aspectos de la lengua; acudía a su despacho donde seguía imaginando historias y llevándolas al papel; era todo, menos un hombre institucionalizado aunque residiese en un centro gerontológico.
Me gustaba charlar con él era de esas personas que te transmitía pasión por vivir y por compartir. Hubiese sido un gran dospuntocerista si se hubiese puesto a ello.
Desconozco los efectos reales del éxito de Hessel pero Gereño también hubiese triunfado si nos hubiese escrito su “Gaitzi zaitezte!“.
Hessel, Sampedro, Ayala, Gereño… son exponentes de la vejez activa no esa involutiva y rancia que a veces tenemos como imagen de la tercera edad.
Me imagino a Gereño escribiendo su primera enmienda a la constitución celestial y enseñando euskera a San Mamés.

Recopilamos y procesamos sus datos de acuerdo con la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) y nuestras Políticas para proporcionar nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Sus datos e informaciones sobre el uso de nuestro sitio se recopilan a través de cookies y/u otras herramientas, y pueden compartirse con terceros. ACEPTAR
Aviso de cookies