La felicidad cumplida

Si hay un edificio sevillano que me atraiga especialmente es el Alcazar.

Esta semana ha sido la quinta vez que entro en este palacio propiedad de la corona. La primera fue en 1996 cuando vine a la ciudad hispalense a un congreso sobre etología.

Desde muy joven había venido a Andalucía, incluso durante la exposición universal de 1992 estuve una semana disfrutando de aquel magnífico evento; aún no conocía el Alcazar. En segundo de carrera me cuestionaba si lo mío era la Etología, siempre me habían gustado los animales e incluso me planteé ser zoologo. Me encaminaba al IV Congreso Nacional y I Iberoamericano de Etología, a celebrar en Sevilla, para resolver una duda sobre mi orientación profesional futura en el mundo de la Psicología.

Los contenidos del congreso fueron mayoritariamente sobre biología y saqué como conclusión que aquello, no era para mí. Fue en una de las actividades programas cuando visité el Alcazar, me cautivaron: sus celosías, sus techos de madera tallada, sus cúpulas, sus papices, sus estancias… Pero sobre todo la coexistencia de culturas y su valedor Pedro I el Cruel así denominado por sus detractores. Este mocarna castellano nieto de Alfonso X el Sabio y según parece fue justo y respetaba las tres religiones imperantes en la península. Como muestra, una frase musulmana de la época “Alah salve al sultán Don Pedro I el cristiano”.

Cuando cayó en mis manos el CD “La felicidad cumplida” de música andalusí no dudé en hacer un programa de radio musical sobre el Alcazar.

Aquí lo tienes: alcazarsevilla.mp3

Otra de mis pasiones hacer radio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La felicidad cumplida

  1. Joselu dijo:

    Durante unos años visitaba Sevilla y en general Andalucía con frecuencia, pero en 1992 sólo fui cuando ya había pasado el evento de la EXPO. No sé por qué, los grandes acontecimientos me espantan, y prefiero el pacífico deambular cotidiano por las calles y barrios de Sevilla, esa ciudad en la que tienes la fortuna de vivir. ¡Qué maravilla! Yo soy un enamorado de Andalucía. Pero, fíjate, qué ignorante que soy que no conozco el Alcázar del que hoy hablas. No había bar en Triana que no conociera, pero no me prodigué en el conocimiento de este edificio. Espero mi próxima visita para hacerlo. Un fuerte abrazo, Gorka.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s