Naranjo en Flor

Cuando me despido de alguien o de algo se me viene a la cabeza, a modo de despedida, un tango. Los tangos tienen algo de melancólico y esperanzador a la vez, que no lo tiene otra género musical.
El próximo lunes día 30 de noviembre, termino el contrato que me ha permitido trabajar con jóvenes infractores en medio abierto. Dejo atrás a unos jóvenes, de todo, menos delincuentes y a unas compañeras (y compañeros también) que me han enseñado mucho.
Demasiado… Más de lo que ellas creen.
Hoy me acordé del tango “Naranjo en Flor” que fue cantado por grandes como Julio Sosa o Carlos Gardel (la versión que he puesto al final de este post es cantada por el argentino Andrés Calamaro junto a Roberto Goyeneche)
Este tango fue escrito por Homero Expósito y al cual pudo música otro Expósito, Virgilio en este caso.
La letra dice así:
Era más blanda que el agua,
que el agua blanda,
era más fresca que el río,
naranjo en flor…
Y en esa calle de estío,
calle perdida,
dejó un pedazo de vida
y se marchó…
Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir,
y al fin andar sin pensamiento…
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon en el viento…
Después… ¿qué importa el después?
Toda mi vida es el ayer
que se detiene en el pasado,
eterna y vieja juventud
que me ha dejado acobardado
como un pájaro sin luz.
¿Qué le habrán hecho mis manos?
¿Qué le habrán hecho
para dejarme en el pecho tanto dolor?…
Dolor de vieja arboleda,
canción de esquina
con un pedazo de vida,
naranjo en flor…
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=oAxFvOIiqIE]
Pincha aquí para escucharlo en goear.com

Recopilamos y procesamos sus datos de acuerdo con la Regulación General de Protección de Datos (GDPR) y nuestras Políticas para proporcionar nuestros servicios y permitir el correcto funcionamiento de este sitio web. Sus datos e informaciones sobre el uso de nuestro sitio se recopilan a través de cookies y/u otras herramientas, y pueden compartirse con terceros. ACEPTAR
Aviso de cookies