Nació en Orihuela

Miguel Hernández ante Brigadistas Americanos
Miguel Hernández da un discurso a Brigadistas Americanos

Hoy se cumplen uno de los nefastos días en el calendario, el 20N. Muchas y diversas connotaciones tiene dicha efeméride, pero básicamente lo recordamos por muertes; muertes de personas gratas o nongratas dependiendo el prisma desde el que uno mire su realidad.

Un 20N murió Francisco Franco, otro 20N murió Buenaventura Durriti, otro 20N murió Santi Brouard, otro 20N murió Jose Antonio Primo de Rivera, otro 20N murió Josu Muguruza, si contamos desde el año 1 D.C. en otros 2.004 “veinteenes” murieron otras tantas personas con otros tantos nombres y apellidos.

Hoy, no sé porque me vino a la mente una situación educativa curiosa.

Pocas veces en mi vida profesional me he encontrado con momentos sublimes. Momento sublime lo llamo yo, a ese instante en el que percibes que tu educando no sólo te está atendiendo, sino que además está aprehendiendo (con hache intercalada).

Sucedió una tarde en un “centro de acogida de urgencia” en Hernani, provincia de Gipuzkoa (o Guipúzcoa según se quiera aún no me he acostumbrado).

Una muchacha de unos 12 años llevaba todo el día alterada, rompiendo platos, insultándonos (a los educadores), metiéndose con sus compañeras, era un día tenso; todas las dinámicas de contención fracasaron… Y… a mí (novato por aquel entonces) me tocaba darle “apoyo escolar” ¡Me quería morir! Sobre todo porque me habían puesto delante el libro de lengua y literatura que yo utilicé años antes en 2º de BUP y me dijeron: “ahí la tienes” .

¿Cómo voy a dar yo apoyo escolar a una jenízara de 12 años, como ésta, con un libro de bachilletaro? Pensé.

La muchacha estaba incompresiblemente más tranquila, mire por encima el libro, el estrés se disipaba y… de repente me encontré con Miguel Hernández, leimos su biografía. A la muchacha le impactó sobremanera, que un campesino aprendiese a leer por su cuenta, que llegase a ser una persona de provecho desde abajo, desde lo más hondo.

La biografía del poeta iluminó de tal forma los ojos de aquella muchacha que hoy en día me sigo preguntando: ¿Qué será de esas pupilas? ¿qué estarán viendo en estos momentos?

Anuncios

3 Comments

  1. ¡Menos mal que leísteis la de Miguel Hernández y no la de Franco! Ahora en serio, ¡qué maravilla vivir uno de esos momentos sublimes!, por uno de esos momentos merece la pena estar pescando atunes días y días y que la red salga vacía.

  2. Tú lo has dicho Carlos.
    La verdad es que para ser un pescador que disfrute del paisaje mientras pesca ha de pasar mucho tiempo.
    Creo que empiezo a ser un viejo pescador, aunque no quiero creérmolo demasiado.
    Cuando se dio aquel momento sublime, no sabía… ni poner el cebo al anzuelo.
    Saludos desde los mares del SUR

  3. La biografía de MHernández es una de las más hermosas y estimulantes que conozco. Un joven venido del campo que alcanza las más bellas alturas de la poesía lírica, que se compromete con la izquierda, que vive intensamente el amor, que combate por sus ideas, que lucha continuamente y que viene a morir por la miseria de un penal en el que vive encerrado. MH. es uno de mis preferidos, incluidos esos maravillosos sonetos de El rayo que no cesa. Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s