Volver a empezar

*Según parece la NBC tiene formas de rastrear lo que se publica de las películas de su propiedad, creo que el vídeo se puede ver directamente en youtube. ¡Menudo comienzo!

“El Club de los Emperadores”, película protagonizada por Kevin Kline  que vindica la figura del maestro en la formación y educación en el aula. Disecciona las virtudes y explora las debilidades humanas de aquellas personas que en mayor o menor medida influyeron en un alumnado sobre el que ejercieron una positiva influencia, en ocasiones como se llama ahora “resiliencial“.

Hoy comienzo a volver a iniciar a escribir, que no a pensar.

Ningún otro día hubiese sido más propicio que el de hoy, 16 de octubre de 2009 para reactivar este blog. De entre todas las efemérides de hoy he escogido la de 1962 cuando “en plena guerra fría, la Administración Kennedy se enfrentó a la ofensiva soviética de los mísiles de Cuba, capaces de alcanzar en cuestión de minutos diversas ciudades americanas de la Costa Este. Un pulso a vida o muerte entre los EEUU y la URSS, y JFK y sus principales consejeros batallando con el Pentágono y la CIA sobre la conveniencia de un asalto militar en Cuba. Un conflicto nuclear de dimensión internacional estuvo a punto de estallar, y el destino del mundo estuvo en manos de un solo hombre” quizás de dos o tres para ser más exactos.

La acción de bloguear en esta bitácora, a partir de hoy, se la dedico a todos aquellos maestros (profesoras o no) que en alguna medida han influido sobre mi pensar, sobre mi escribir, sobre mi persona…

¡Va por ustedes maestros y maestras!

Anuncios

4 Comments

  1. El club de los emperadores es una hermosa película, pero ambientada en un ambiente selecto y aristocrático. Sin embargo, creo que el ser honesto o no es independiente del ambiente en que te muevas. Puedes ser de abajo y ser profundamente deshonesto, ventajista, insolidario, tramposo. Puedes ser de arriba y serlo también. ¡Cuántos políticos y autoridades bancarias son sinvergüenzas? La escena de la segunda oportunidad en que puede el protagonista cambiar el resultado de la primera derrota, nos demuestra que en el fondo las personas no cambian. El que es tramposo a los dieciséis años, lo sigue siendo veinte años después a pesar del éxito social que haya conseguido. El profesor se da cuenta de qué alumnos tramposos tiene, qué alumnos acomodaticios, qué alumnos virtuosos y dignos de merecer éxito, pese a sus circunstancias. Y le cabe poder ayudar a unos o a otros. ¿Qué decir del alumno tramposo que copia en los exámenes? ¿Qué decir del alumno que se esfuerza y no llega pero pone toda la carne en el asador? ¿A quién ayudaríamos? Bienvenido de nuevo a la blogosfera. Un cordial saludo, Gorka.

  2. Bienvenido, Gorka, a estos mundos de la blogosfera. No he visto la peli, así que no puedo apinar, pero me la apunto. Muchas gracias y bienvenido, de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s